ページ

2010/10/19

Himno nostálgico de Tiempo desde Tokio

Discurso del señor Yoshiki Morimoto, catedrático honorario de la universidad de Kyushu, que reside ahora en Tokio durante la recepción de la inaugración de la nueva sede de TIEMPO.



Me llamo Yoshiki Morimoto. Tengo 76 años y soy jubilado. En la asamblea del ultimo año, Santiago Herrera me invitó a dirigir un saludo, en el que resumiera la impresión de Tiempo de los tres años y medio durante los que había sido su alumno, ya que estaba preprando la mudanza hacia Tokio. Allí, en Tokio he estado en una escuela de español, pero el sentimiento de que Tiempo es un sitio imprescindible no paró de crecer. Hoy, puesto que me dan otra ocasión para hablar en la Gran Apertura, quiero continuar ante ustedes mi himno a Tiempo.


En primer lugar, resumo brevemente lo que destaqué el año pasado. Tiempo es una comunidad de mucha gente de gran variedad. Los profesores de distintos países hispanohablantes, con diferentes colores de piel y especializaciones: profesores de español, maestros del baile, especialistas de la música o del arte… Cada uno, no solamente da clases llenas de individualidad, también organiza varios eventos. Por otra parte, los alumnos tienen una composición también muy variable: hombres y mujeres, mayores y jóvenes, de distintas carreras y profesiones. Ellos se comportan muy libremente según la individalidad de cada uno. El conjunto de estos distintos individuos forman un órgano, que, al tiempo que representa lo que es la cultura iberoamericana, le agrega algo nuevo o transforma gradualmente una parte de esta cultura a través de las actividades de sus miembros. El hecho que Tiempo esté en Fukuoka, un lugar original, le añade también algo original a esta cultura iberoamericana.
Después de un saludo para animar a los miembros de Tiempo para que continuaran sus actividades con la misma energía de siempre, me mudé a Tokio a principios de octubre. Mis experiencias con el Instituto Cervantes de Tokio, en el que me matriculé de inmediato, no han sido negativas, pero mi sentimento de que Tiempo había sido un órgano maravilloso se ha ido consolidando más. Esta tarde, intento hablar de estas experiencias para expresar mi sentimento caluroso para la gran apertura del Nuevo Tiempo.


El sitio del Cervantes es un edificio de 8 pisos construido hace poco, que es usado exclusivamente por el Instituto.  El equipo es muy moderno y hay una biblioteca que occupa todo un piso. Se trata de la sección japonesa de esta organización internacional del Gobierno español con el objetivo de difundir mundialmente la lengua y la cultura españolas. Las clases de español son muy numerosas y están bien organizadas en conformidad con los niveles oficialmente determinados de A1 hasta C3. Organiza varias actividades culturales, pero no hay clases de baile ni de arte. La puntualidad es la regla, no hay el retraso, ni al principio de la clase ni a su fin. Con el español hay un examen internacional de calificación, llamado DELE, y el Instituto parece esforzarse en producir el número mayor de aprobados.


Así podemos pensar que el Insitututo Cervantes de Tokio se presenta casi ideal como una escuela de español, pero naturalmente hay una diferencia con  Tiempo. Quisiera decir, no obstante, que este maravilloso instituto no podría reemplazar a Tiempo. Ya  cuando entramos en el Cervantes, en la sala de recepción, entendemos claramente el saludo de ¡hola! de un recepcionista, pero la atmósfera querida de Tiempo, donde unos profesores iberoamericanos, los alumnos japoneses y los recepcionistas se están hablando sobre varios sujetos no existe. Ni la escena llamativa de unas alumnas ya vestidas para bailar. Ni la abundante exposición con obras de los profesores de arte. En el Cervantes no hay esa alegría que en una clase de español se siente al escuchar ligeramente el ritmo de la salsa o del tango.


El Cervantes funciona muy puntualmente. No exite el retraso, pero tampoco hay la atmósfera calurosa, en la que un profesor, apasionado por un asunto favorito, pueda terminar su ultima intervención. Sabemos que a través de tales monólogos, los alumnos pueden a menudo obtener inspiraciones. En esas ocasiones puede succeder también que un alumno aprende, de repente, a intervenir activamente.


En la cinemateca de Tiempo, las instalaciones de proyección no fucionan siempre bien y la imagen proyectada sobre la pared puede a menudo ser vaga. Sin embargo, la elección de la película está muy estudiada y particular. Se trata de obras que han suscitado muchas críticas. Pueden ser unas películas antiguas, pero sobre un periodo problemático, por ejemplo, el del régimen de Franco. La discusión después de la proyección, a menudo difícil de seguir porque es en español, es finalmente muy interesante, debido a que cada película presenta varios temas para discutir y la dirección del organizador es siempre estimulante.


El último punto que quiero destacar es el papel de Sancho Panza y su integración en la vida de Tiempo. En la tarde de cinemateca, ir primero a Sancho Panza para comprar una copa de vino como entrada y apreciar la película con esta consumición fue una de mis grandes alegrías. Poder comprar una botella de vino, beber una parte con amigos y salir finalmente con el vino restante es el negocio concienzudo de este café-restaurante. Sancho Panza ofrece un lugar a diferentes acontecimientos, sobre todo fiestas y bailes. En el momento de mi última clase antes de la mudanza, había pedido al profesor que diera la clase en Sancho Panza, para que yo y mis amigos pudiéramos estudiar al tiempo que decirnos adiós con un poco de vino y de café. ¡Qué recuerdo querido de Tiempo para mí, que fue posible sólo por la incorporación íntima de Sancho Panza!


Esta comparación del Cervantes y de Tiempo me permite subrayar que  Tiempo, en lo que se esfuerza en realizar cada día, no podría ser reemplazado por el Cervantes. Cierto inferior en equipo y en puntualidad, la atmósfera que  Tiempo difunde a su alrededor, como la de una comunidad de individuos muy diferentes entre sí, me parece representar verdaderamente la cultura iberoamericana, la cual podría funcionar siempre como agente que seduce más y más a la gente hacia esta cultura.
Espero que la renovación total del equipo no altere esta comunidad de Tiempo y que se desarrolle todo tal como hasta hoy ha sido.
¡Muchas gracias!                                      

0 件のコメント: